miércoles, 18 de julio de 2012

La historia de Julio: ¿te conozco?

  1. La Calle. Ext/Noche

Está lloviendo con fuerza. Alguien pasea desorientado, como ebrio. Es Juan. Un coche está a punto de atropellarlo, pero frena en seco frente a él. El conductor le insulta y prosigue su marcha. Juan, sigue caminando y es el centro de atención de todas las miradas. Mientras deambula farfulla palabras ininteligibles. Finalmente llega a un parque donde cae exhausto sobre la hierba y el barro. Se tapa la cara con las manos. Tras él se ve pasar un tren.

TÍTULO: ¿TE CONOZCO?

  1. Estación de tren. Ext./Día

La acción nos sitúa 6 horas atrás en el tiempo. Juan y María corren hacia el tren y mientras él sube, ella se lo mira desde el andén recuperando el aliento.

María.- (A Juan) ¡Casi no llegamos!

Juan deja su mochila sobre un asiento y vuelve hacia la puerta. Se besan.

Juan.- Mari, son solo cinco días. El sábado me tienes de nuevo entre tus...

María.- (Completando la frase) ¿...brazos?

Juan.- (Sonriendo con picardía mientras la abraza) ...tus piernas...

María.- (Liberándose del abrazo de él) ¡Qué cochino eres!

Juan.- Y a ti que te gusta... (la vuelve a coger y la besa con pasión)

María.- Ten cuidado que todavía estoy a tiempo de cambiar de opinión (le enseña el anillo de prometida)

Juan.- (Sonríe) ¡Que miedo...!

Se oye el toque de cierre de puertas.

María.- Llámame en cuanto llegues. Y acuérdate de devolver el libro, que me vence el plazo mañana.

Juan.- Lo haré...

Se besan por última vez. Las puertas se cierran.

  1. El tren. Int./Día

Juan, adormilado, mira a través de la ventana el paisaje. Delante suyo hay una mujer obesa que no para de sudar. Intenta inútilmente secarse la frente con un pañuelo empapado. Al fondo, una mujer intenta hacer callar a un crío pequeño que llora. El revisor despierta a Juan de su ensoñación. Éste busca en su mochila el billete y se lo entrega. El revisor lo mira y se lo devuelve. Al dejar de nuevo el billete descubre el libro de María. En la portada podemos leer el siguiente título: Mundos Paralelos. Lo abre de manera aleatoria.

Juan.- (Susurrando) "... Una característica notable del primer tipo de modelo de Friedmann es que, en él, el universo no es infinito en el espacio, aunque tampoco tiene ningún límite. La gravedad es tan fuerte que el espacio se curva cerrándose sobre si mismo, resultando parecido a la superficie de la tierra. Si uno se mantiene viajando sobre la superficie de la tierra en una cierta dirección, nuca llega a una barrera infranqueable o se cae por un precipicio, sino que finalmente regresa al lugar de donde partió..." ¡Joder, no se como le puede gustar esto a mi nena...!

Sigue pasando las páginas. Vemos dibujos antiguos de platos voladores y Juan no puede reprimir una risita. Encuentra una hoja doblada y la alisa. En el margen superior de la página vemos unas frases marcadas con rotulador fluorescente. Las lee.

Juan.- ...debemos aceptar que el tiempo no está completamente separado e independiente del espacio, sino que por el contrario se combina con él para formar un objeto llamado espacio tiempo...".

El tren entra en un túnel. Las luces empiezan a fallar. Se apagan. Al encenderse de golpe vemos el vagón vacío y en absoluto silencio. Juan mira a un lado y a otro sin comprender. Se apagan las luces. Al encenderse de nuevo vemos como el vagón se ha llenado de dobles de Juan. Cada uno realiza lo mismo que hasta hace un rato pero en la piel de Juan. Delante suyo ya no está la mujer obesa, sino él mismo con unos quilos de mas. La mujer del fondo, el crío pequeño que llora, el revisor... todos son Juan. De repente el gentío cesa su actividad y lo mira fijamente. Se apagan las luces de nuevo. Se encienden. Todo ha vuelto a la normalidad. Sin embargo, la situación ha hecho que Juan se ponga muy nervioso e incluso se sienta mareado. Se levanta como puede y se acerca a la puerta. El tren está llegando a la siguiente estación.

  1. El tren Int./tarde

El tren esta a punto de detenerse. Todavía desorientado, Juan mira de nuevo el vagón antes de salir y encuentra un rostro conocido. Es Mari, está sentada conversando animosamente con un chico de su edad. Juan se acerca a la pareja.

Juan.- (Entre sorprendido y enfadado) Mari, ¿que haces aquí?

María no se da por aludida.

Juan.- Mari... (Le toca el hombro) ¿...no me oyes?

María.- Perdona... ¿te conozco?

Juan.- (Mosqueado) ¿Cómo que si te conozco? ¿Estas tonta o que te pasa?

María.- Lo siento pero...

Juan la coge de la mano y la obliga a levantarse.

Juan.- Anda, vamos...

María.- (Resistiéndose) ¿Pero que haces? ¡¡No me toques!!

Arturo.- (Desafiador) ¡Quítale las manos de encima! (Se levanta y lo empuja). No se porque sabes su nombre pero ni ella ni yo te conocemos. Así que piérdete.

El tren se detiene. Juan, le pega un puñetazo en la cara y Arturo cae al suelo. Se acercan dos guardias de seguridad.

G.S 1.- ¿Se puede saber que está pasando aquí?

Arturo.- (Desde el suelo y con la nariz sangrando) Este tío está loco, me ha roto la nariz...

G.S 2.- (Autoritario) Salga ahora mismo del tren.

Juan.- Esta bien, pero ella se viene conmigo.

Juan hace ademán de cogerla pero ella lo rechaza. El de seguridad le agarra un brazo mientras el otro abre las puertas del vagón.

Juan.- ¡Suéltame imbécil!

G.S 2.- ¡Que salgas te he dicho!

Juan se suelta como puede. El otro guardia intenta coger la porra pero Juan le propina un empujón. Salta del tren y empieza a correr por la estación.



  1. Estación. Int./Tarde

Los vigilantes de seguridad lo siguen infructuosamente. Juan sube las escaleras mecánicas con habilidad. Mientras corre empuja a la gente y hace caer a varias personas. En el vestíbulo principal, consigue al fin darles esquinazo. Sudoroso y casi sin aliento, se mete en los lavabos públicos.

  1. Lavabos públicos. Int./Tarde

El lavabo está vacío, solo una persona orina en la pared del fondo. Juan se acerca al lavamanos y abre el grifo. Se moja la frente y la nuca. Se mira al espejo. Tiene el rostro contraído en una mueca histérica. Coge un poco de papel y se envuelve la mano amoratada. Vuelve a mirarse en el espejo.

  1. Taxi. Int./Noche

Juan mira por la ventana del taxi. Fuera, llueve con fuerza. Al parar en un semáforo ve a un par de adolescentes comiéndose a besos bajo un portal. El coche arranca y Juan los sigue con a vista hasta perderlos.

  1. La calle. Ext./ Noche

Juan baja del taxi y camina hacía su portal a paso ligero, para resguardarse de la lluvia. Busca entre sus bolsillos y no encuentra las llaves.

Juan.- (Susurrando) Mierda... me he dejado en el tren la puta mochila...

Llama al interfono. No contesta nadie. Vuelve a llamar y mira hacia arriba, viendo luz en las ventanas de su casa. Llama por tercera vez consecutiva. Una mujer mayor contesta.

Abuela.- ¿Quien es?

Juan.- Soy yo abuela, me he dejado las llaves.

Abuela.- ¿Quién?

Juan.- Anda, abre, que me estoy chorreando.

Abuela.- ¿Pero por quien pide?

Juan.- Soy Juan, abre.

Abuela.- ¿Qué Juan? Aquí no vive ningún Juan.

Juan.- Anda, abuela, que no estoy para bromas. (Silencio) ¿Abuela...? (Silencio) ¡Abuela! (Vuelve a llamar)

Abuela.- (Enojada) ¡Si no dejas de llamar avisaré a la policía!

Juan.- Pero abuela...

Abuela.- Voy a llamar a la policía, ¿me oyes?

Juan se apoya de espaldas contra la puerta y acaba sentándose en el suelo. Se está empapando pero no parece importarle. Cierra los ojos. Pasan varios minutos.

Señor.- ¿Perdona? ¿Puedes apartarte?

Juan.- (Abriendo los ojos y mirándolo con esperanza) Papá, ¡menos mal que has llegado! La abuela no quiere abrirme...

Señor.- ¿Te conozco?

Juan.- (Desesperado) ¡Coño, que soy tu hijo! ¡Papá! (Lo coge de la chaqueta y lo sacude) ¿Qué os pasa a todos? ¿Es una broma? (El hombre trata de huir subiendo las escaleras) ¡¡Papá!! (Lo agarra por detrás).

Señor.- Suéltame y vete a tocarle los huevos a otro...

Juan lo sigue con la mirada con cara de no comprender.

  1. La Calle Ext./Noche

Juan sale a la calle. Retomamos la acción de la sección 0. Deambula farfullando palabras ininteligibles y llega a un parque donde se deja caer exhausto. Se echa las manos a la cara.

Hombre.- Va a enfermar como siga así.

Un hombre está parado cerca de él cubriéndose con un gran paraguas negro. Luce una amplia sonrisa.

Juan.- Déjeme, estoy bien, gracias.

Hombre.- Ya se ve que está bien, ya... No obstante. ¿por qué no se viene conmigo y se toma un café?

Juan.- No me gusta el café.

Hombre.- (Insistiendo pero sin perder la sonrisa) Le sentará bien algo caliente.

Juan se lo queda mirando. Una lágrima cae lentamente por su rostro.

  1. Cafetería. Int./ Noche

La cafetería está prácticamente llena. Juan y el hombre toman un café frente a una cristalera que da a la calle. Sigue lloviendo con violencia.

Juan.- ...ni me conoce nadie. No se a donde ir, donde dormiré... parece una broma pesada de esas de la cámara oculta pero es una puta pesadilla. ¿que voy a hacer? (Juan mira al hombre con gran angustia). ¿Alguna vez se ha sentido totalmente perdido?

Hombre.- ¿Quién no se ha sentido alguna vez totalmente perdido?

Juan.- ...Ya, pero esto parece extraído de la serie aquella que daban de La Dimensión Desconocida. Es como si estuviese en un mundo paralelo. Yo conozco a todo el mundo pero nadie parece conocerme a mi. No se que hacer. Las últimas horas han sido horribles. Parece como si no existiese. No se como... (titubea) ¿que mierda ha pasado?

Hombre.- ¿Sabe que hago cuando pierdo una cosa?

Juan.- ¿A qué viene eso?

Hombre.- Le he hecho una pregunta. ¿sabe que hago cuando no encuentro algo?

Juan.- (Impacientándose) ¡No, coño, no lo se!

Hombre.- Pues miro de pensar en lo que estaba haciendo antes de perderlo. Reconstruyo, por así decirlo, el pasado inmediato y ¡bingo! Lo encuentro en mi cabeza.

Juan.- Y...

Hombre.- Que quizás debería volver a reconstruir las últimas horas... ¿Que cree que produjo ese cambio? ¿Donde estaba? ¿Que hacía?

Juan.- Pues no lo se... estaba en el anden besándome con mi prometida. Me senté en un asiento y me puse a leer... ¡Ostia!

Hombre.- ¿Qué?
Juan.- Estuve leyendo un libro rarísimo de esos sobre ciencia ficción. Mundos (duda)... mundos... mundos paralelos, sí, así se llamaba. Tenía fotos antiguas de ovnis y... bueno, ensayos sobre el espacio-tiempo y cosas así. Luego entre en el túnel y... bueno, en fin, eso ya se lo he contado.

Hombre.- ¿Y por qué no vuelve a coger el tren, hace el mismo recorrido al revés y hojea el mismo libro?

Juan.- (Sin creérselo demasiado) ¿Eso servirá?

Hombre.- ¿Pierde algo por intentarlo?

Juan.- Supongo que no.

Hombre.- ¿Entonces?

Juan.- Además, ya no lo tengo.

Hombre.- ¿El qué?

Juan.- El libro está en la mochila y la mochila...

Hombre.- Bueno, ¿y para que están las bibliotecas?

  1. La Calle. Ext/Noche

Juan camina hasta llegar a la biblioteca. Ya no hay nadie por la calle. Llueve algo menos pero la oscuridad es casi total. Se sienta en un banco frente al edificio. Se le acerca un hombre de mediana edad. Parece un vagabundo.

Vagabundo.- (Haciendo el gesto de fumar) Oye, ¿tienes un piti?

Juan.- No, no fumo.

Un segundo hombre aparece por detrás y lo coge del cuello amenazándole con una navaja.

Hombre 2.- Dame la cartera y el reloj o te abro en canal.

Juan.- No tengo un duro.

Hombre 2.- Venga hombre, no nos lo pongas difícil. ¿Algo llevarás, no? Dame la cartera.

Juan mete las manos en el bolsillo de la chaqueta y les da la cartera. El hombre la abre y ve veinte euros.

Hombre.- ¿Ves como llevabas algo?

Le da un golpe con el mango de la navaja. Salen corriendo mientras lo dejan inconsciente en el suelo.

  1. La Calle. Ext/Noche

Juan se despierta llevándose la mano a la cabeza. Toca sangre coagulada. Se levanta. Pregunta a un chico joven que se le cruza.

Juan.- Perdona, ¿sabes cuando abren la biblioteca?.

Chico.- Creo que no cierra nunca.

Juan.- Gracias...

El chico sigue su camino. Juan camina tambaleándose hacia la biblioteca. Entra.

  1. Biblioteca. Int/ Amanecer

Juan camina por un pasillo amplio rodeado de libros. Se acerca a un ordenador y se sienta. Vemos como marca en la pantalla "búsqueda rápida" y escribe el título: Mundos Paralelos. El libro no está disponible. Marca "buscar en todas" y lo mismo, no está disponible por el momento. Se acerca a la bibliotecaria. Está es una mujer mayor, delgada y con grandes gafas.

Juan.- (Aclarándose la garganta) Hola, buenos días.

Bibliotecaria.- (Mirándolo con desagrado) ¿En que puedo ayudarte?

Juan.- Verá, estoy buscando un libro concreto, se llama Mundos Paralelos ¿podría decirme cuando lo tendrán disponible?

Bibliotecaria.- (Consultando el ordenador). Dos semanas
Juan.- (Con desespero) ¿Qué?

Bibliotecaria.- Bueno, dos semanas en teoría. El día que me devuelvan un libro dentro del plazo montaré una fiesta.

Juan.- Verá... es que es realmente importante para mi. No puedo esperar tanto. Lo necesito. ¿No podría decirme quien se lo llevó?

Bibliotecaria.- (De manera altiva) Lo siento, esa información, como comprenderás, no te la puedo dar.

Juan.- Por favor, écheme una mano.

Bibliotecaria.- (Con desgana) Mira, como mucho puedo consultarte aquí la fecha de publicación y la editorial. Entras en la tienda y lo compras (mira la pantalla) ¡Uy!

Juan.- ¿¡Uy, qué!?

Bibliotecaria.- Nada, que me aparece como descatalogado. Tendrás que esperarte dos semanas a que lo devuelvan. Si quieres, lo reservamos. Lo siento.

Juan.- (Perdiendo los nervios) No me vale.

Juan da la vuelta al mostrador y se mete en el ordenador de la bibliotecaria.

Bibliotecaria.- Oiga, aquí no puede entrar.

Juan.- (Tirando al suelo a la mujer de un empujón) Llevo toda la noche sin dormir, y encima me han atracado, así que no estoy para gilipolleces.

Juan empieza a teclear. La bibliotecaria corre dando tumbos hacia la calle.

  1. La calle. Ext./ Día

Juan comprueba que está en la dirección correcta y entra en el edificio.

  1. Edificio lujoso. Int./Día

Un recepcionista sale a su encuentro. Juan intenta evitarlo subiendo las escaleras.

Recepcionista.- Perdone, ¿busca algo?

Juan.- Vengo a ver a la familia Ayala, sexto cuarta.

Recepcionista.- ¿Me permite que los avise?

Juan.- Por supuesto

En cuanto el recepcionista se gira buscando el tablero de control, Juan sube corriendo por las escaleras.

Recepcionista.- (En off) ¿Oiga? ¿Oiga? No me ha dicho su nombre ¿Oiga?
  1. Portal de los Ayala. Int./ Día

Juan llama casi quemando el timbre. Una mujer adinerada entreabre la puerta, aunque esta lleva puesta la cadena.

Mujer.- ¿Sí?

Juan, que ya ha perdido totalmente las buenas maneras, pega una patada y abre la puerta entrando en la casa como un loco. La mujer cae al suelo. Juan (con signos evidentes de arrepentimiento aunque mostrándose firme) la levanta.

Mujer.- Mi marido es policía y vendrá en cualquier momento...

Juan.- (Imperativo) ¡Silencio! (Se arrima a la mujer de forma intimidatoria) Estoy buscando un libro, se llama "Mundos Paralelos", lo cogieron el lunes de la biblioteca central. Lo necesito.

La mujer se lo mira sin comprender.

Mujer.- Salga de mi casa por favor, salga de mi...

Juan le pega una bofetada tirándola contra la pared. Empieza a mirar los libros que hay por las estanterías de forma histérica. Los va lanzando al suelo, sofá, mesa del comedor...

Mujer.- (Sollozando desde el suelo) Por favor, coja lo que quiera pero márchese.

Juan se gira de golpe y la mujer se protege la cara.

Juan.- Mientras antes me ayude, antes me iré. Se lo pondré fácil. Es un libro de este tamaño, marrón y...

Juan ve el libro sobre la mesa del recibidor donde está apoyada la mujer. Lo coge y sale corriendo. Al salir se cruza en el rellano con el recepcionista y lo tira escaleras abajo con un empujón mientras huye. La mujer se levanta como puede, coge el teléfono y marca un número.

Mujer.- Policía...

  1. La Calle. Ext./Día

Juan sale del edificio y empieza a correr. En el primer cruce pasa por delante de un coche de policía. Aminora de golpe su marcha. Hay dos agentes al volante. Los tres se miran. Juan empieza a correr y los policías se bajan del vehículo y van tras el. Juan pasa por un mercado sorteando a las abuelas que efectúan sus compras. Le siguen de cerca. Uno de los dos guardias, el más gordo, se detiene para recobrar el aliento mientras llama por radio a central. El otro gana distancia entre perseguidor y perseguido. Juan sale del mercado, rodea una plaza y entra en los límites de la estación.

  1. La estación. Int./Día.

Juan entra en el recinto y sale hacía los andenes. El policía sigue sus pasos cada vez más cerca. Juan entra en el tren. El policía pega un salto y consigue entrar antes de que se cierren las puertas. El tren arranca.

  1. El tren. Int/Día

Ambos caminan por el interior del tren aunque están en vagones distintos. El policía mira uno a uno los rostros de quienes están sentados, esperando encontrar a Juan. Juan, sin embargo, busca un asiento en especial. Cuando lo ve, se dispone a sentarse. Lleva el libro en la mano. El policía entra en el vagón y lo apunta con la pistola.

Policía.- ¡Alto!

Juan se para. Está de espaldas al policía y a medio sentar. Una gorda sudorosa frente a él observa la escena con curiosidad.

Policía.- Las manos a la cabeza.

Juan se pone las manos en la cabeza. El tren entra en un túnel. Las luces flaquean. Juan aprovecha la ocasión para sentarse y abrir el libro.

Policía.- (Acercándose) ¿No te he dicho que te quedases quieto?

Se apagan las luces. Se vuelven a abrir. Juan no levanta la vista del libro, temeroso de lo que pueda ver. Unas manos se acercan a Juan, pensamos que es el policía pero es María, la ¿prometida? de Juan. Juan levanta la vista, desconcertado.

Mari.- Cariño, ¡que haces aquí?

Juan.- Perdona, ¿te conozco?


                                                         FIN

1 comentario:

  1. Tienes buena mano chaval, felicidades por la historia, muy entretenida.

    ResponderEliminar